sábado, 10 de octubre de 2015

Documento japonés sobre la resistencia americana en Filipinas

Este documento japonés es muy interesante porque indica con precisión algunos de los problemas que iban a tener en el futuro los japoneses. La victoria sobre Rusia en 1905 había creado en el régimen japonés una idea de que los europeos eran decandentes y se rendirían con facilidad.

Es cierto que algunas regiones cayeron con facilidad porque estaban protegidas por tropas de segunda, pero en otras hubo una gran resistencia. Además, los japoneses no tenían el nivel de mecanización o la potencia de fuego de potencias como EEUU o la URSS.

Comentarios japoneses sobre la resistencia americana en Filipinas

1. Introducción

Un documento oficial japonés, recientemente obtenido y traducido, describe en bastante detalle la feroz  resistencia ofrecida por las fuerzas americanas y filipinas defendiendo las Filipinas. El documento, fechado “Marzo de 1943”, al parecer fue escrito  para el beneficio de unidades japonesas que esperaban combatir a los americanos en otros teatros de operaciones por primera vez. Excepto algunos cambios editoriales, el documento que sigue está en la misma forma que el original.

a. Espíritu de lucha

El espíritu de lucha de las tropas americanas fue inesperadamente alto. Antes de que nuestras tropas (48° División) desembarcasen en la bahía de Lingayen, tuvieron una dura batalla en la línea de mar con las tropas americanas. Finalmente vencieron, pero sólo después de que el enemigo nos intentase aniquilar completamente.

Después de que atacar Manila, esperábamos que los americanos se rindiesen en un momento conveniente (cuando hubiesen luchado lo suficiente para salvar la reputación). En cambio, continuaron resistiendo en la península de Bataan, las tropas enemigas intentaron lanzar una potente ofensiva de manera inesperada.

Cuando lanzamos un segundo ataque total contra Bataan, pensábamos que las fuerzas americanas se iban a rendir si lográbamos romper sus posiciones en el frente.  En cambio, no cesaron la resistencia hasta la última fase de la lucha.

Pensábamos que renunciarían cuando ocupamos la península de Bataan, pero siguieron luchando bajo nuestros bombardeos de artillería y aviación en la bahía de Manila.

Al mismo tiempo, en la isla de Corregidor, ejecutaron varios contrataques antes de ser forzados a retirarse a la entrada de la principal base de la isla. Finalmente se rindieron cuando agotaron todos los suministros.

La principal razón por la que ganamos fue porque desembarcamos unos cuantos tanques en un momento en el que los americanos no disponían de cañones AT para hacernos frente.

b. Mando y control

Admiramos la manera en la que los americanos, bajo condiciones difíciles, mandaron las tropas filipinas hasta verse obligados a cesar la resistencia.

De acuerdo a las notas de los prisioneros, capturados en las operaciones de Bataan, había muchos suboficiales americanos que dirigieron con valentía a las tropas nativas en el frente. Los rumores de que sólo se utilizaban fuerzas filipinas en el frente es falso, porque los americanos y filipinos pelearon hombro con hombro.

c. Sobre tanques

Como regla general, las unidades de tanques americanas avanzaban con valentía. En los alrededores de Carmen (Pangasinan), un oficial de las fuerza acorazadas enemigas cubrió la retirada de las fuerzas enemigas hasta el final, siendo capturado con una herida de mortero. En la península de Bataan, la 16° División (japonesa) sufrió muchas perdidas a causa de tanques Americanos que se movían por la junga.

d. Sobre vehículos y armas

Los rifles americanos demostraron ser superiores a los nuestros. El fuego enemigo fue utilizado de manera muy efectiva contra nosotros. Los soldados equipados con rifles automáticos disponen de gran cantidad de munición.

Los americanos disponen de muchas categorías de  vehículos, que son potentes y superiores. Transportan todas las armas en vehículos, entre los cuales hay muchos modelos especiales.

e. Entrenamiento

De acuerdo con los informes enviados desde el norte de Tengen (Lingayen), las tropas nativas practicaron el fuego con rifle en las líneas del río poco antes de la invasión. Concluimos que este entrenamiento fue muy bueno porque sus disparos fueron muy efectivos durante la batalla.

Fuentes y enlaces de interés:

- http://www.lonesentry.com/articles/intelligence-report/philippines.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario