sábado, 31 de agosto de 2013

Siria, un avispero de difícil solución

En los últimos días la guerra civil en Siria ha llenado todos los informativos. La semana pasada más de miles personas murieron en un ataque con gas en las afueras de Damasco, y de momento las noticias son confusas. Primero se responsabilizó al régimen de Assad. Ahora han salido noticias de que podrían haber sido los rebeldes. Francia, Reino Unido y EEUU estaban decididos a lanzar un ataque limitado. La comunidad internacional tiene muchos problemas a la hora de decidirse. Assad es un dictado que no duda en utilizar artillería contra sus propios ciudadanos, y los rebeldes son una mezclolanza de facciones donde Al Quaeda parece ser la más fuerte. La semana pasada, el parlamento británico rechazaba la intervención en Siria, siendo esta la primera derrota de este tipo de un primer ministro desde 1782.

El asunto es bastante extraño. No es la primera vez que se acusa al régimen de Damasco de utilizar armas químicas, aunque en esta ocasión si se han identificado un gran número de fallecidos. Me llama la atención que el ataque se produzca ahora. Las tropas de Assad, apoyadas por Hezbollah, han recuperado terreno en los últimos meses. Si no se utilizaron estas armas hace unos meses, cuando la situación era mucho más delicada, ¿por qué ahora?

El historiador y periodista Max Hastings escribió un excelente artículo en el Daily Mail. El razonamiento es sencilo: todas las opciones son malas, y si una coalición decide intervenir va a ser realmente complicado salir dejando un país medianamente funcional. La experiencia en Irak es un aviso a navegantes. Para hacerse una idea de lo complejo del tema, un "simple" gráfico:

Fuentes y enlaces de interés:



No hay comentarios:

Publicar un comentario