viernes, 27 de marzo de 2015

Russia's Wars in Chechnya 1994-2009

Llevaba tiempo esperando este libro porque no se han publicado demasiado sobre las guerras de Chechenia. Es evidente que una de 100 páginas no va ser definitiva pero puede ser un buen comienzo. Mark Galeotti ha trabajado como asesor sobre asuntos rusos en el ministerio de exteriores británicos. Actualmente trabaja como profesor de universidad y escribe un blog, “In Moscow Shadows”.

En general mi impresión es positiva, el libro se lee muy rápido porque el estilo es preciso y claro. Los mapas son claros y algunas de las fotos bastante interesantes. La estructura del libro es algo diferente a la de otros volúmenes de Osprey porque hay dos capítulos con testimonios. El indice es el siguiente:

1)    Introduction
2)    Chronology
3)    Background to war: Home of the wolf
4)    Warring sides: Soldiers versus fighters
5)    Outbreak Flashpoint: 1994
6)    The fighting: Two wars
7)    Portrait of a soldier: Sergeant Pavel Klementyev
8)    The world around war
9)    The world looks on in horror
10)    Portrait of a civilian: Ruslan Yusupov
11)    How the war ended
12)    The end of the ‘counterterrorist operation
13)    Conclusion and consequences
14)    One war over, others just beginning
15)    Bibliography and further reading

En mi opinión la introducción es demasiada larga, y el conflicto de los 90 sólo empieza a analizarse en la página 22. Me gustó que mencionase algunos episodios poco conocidos de los 80 y principios de los 90, cuando el enfrentamiento entre Yeltsin y Gorbachov se refeljaba en la república chechena. En general el análisis es bastante bueno, aunque apenas profundiza. Por ejemplo, no hay detalles sobre la fuerza aérea rusa, y tampoco de cómo los chechenos se hicieron con equipos del ejército soviético. Como es de esperar, se tocan todos los problemas de las FFAA rusas de la época, aunque me sorprende que no criticase más a los políticos y al ministro de defensa Grachev. Este último fue acusado de ordenar el asalto a Grozni a finales de diciembre de 1994 para presentarlo como un regalo de Navidad a Yeltsin.

La parte que trata la entreguerra es muy útil para entender el caos de Chechenia entre 1996 y 1999, cuando fue independiente de facto. Masjadov nunca pudo controlar a los diferentes bandos y Chechenia se convirtió en sinonimo de secuestro y extorsión. Algunos lectores han destacado algunos aspectos negativos. Por ejemplo, no es evidente que Jatab fuese un representante de Al Qaeda en la región; por esta época bin Laden era otro de los muchos extremistas islámicos, y Al Qaeda era casi desconocida en occidente.

Galeotti prosigue con las incursiones chechenas en Dagestán y la segunda guerra. Aquí se destaca el liderazgo de Putin y la mejor preparación de las FFAA. También subraya el papel del gobierno proruso liderado por Kadyrov. Podría haber añadido que los rusos ofrecieron varias aministias. El autor destaca que la estrategia para este conflicto fue netamente superior, y que se controlaron aspectos antes ignorados, como el control de la prensa. Las operaciones no tienen muchos detalles, y se menciona la presencia de T-90, de la cual no hay pruebas. Tampoco se entiende que piense que los T-72/80 en la primera guerra fuesen obsoletos y el T-90 de la segunda más resistente.

Los capítulos finales contienen testimonios, reacciones internacionales y un análisis de la situación actual y para el futuro. El testimonio de un civil puede que para algunos esté un poco fuera de tema, pero a mí me pareció excelente porque ilustra muy bien las particularidades de la sociedad Chechenia y sus problemas en los últimos años (tradiciones, clanes, feudos…).

El libro me ha gustado, pero se queda corto para analizar un conflicto tan complejo. Sin duda es un buena buena obra para iniciarse en el tema, y recopila los principales datos.

Fuentes y enlaces de interés:

- Russia's Wars in Chechnya 1994-2009 (Essential Histories 78), de Mark Galeotti, Osprey (2014)

1 comentario:

  1. Hola

    Hay demasiados prejuicios en occidente para que desde aquí haya un análisis objetivo de lo ocurrido en Chechenia en los años 90 o, incluso, lo que hoy ocurre.

    No se puede ni se debe descontextualizar lo ocurrido en los años 90 porque como los hechos demostraron cuando las condiciones mejoraron en el país también lo hizo y significativamente en el campo de batalla.

    Además, occidente, en general, no puede reconocer que Rusia ha conseguido lo que nosotros no podemos y es ganar un conflicto asimétrico.

    Sucede algo parecido en Crimea que está siendo materia de estudio porque esa nueva "guerra híbrida", que se intenta adosar a movimientos como Hezbollah probablemente sólo para erosionar su éxito, ha cambiado las cosas con respecto a lo visto y, de nuevo, occidente no quiere reconocer pese a que en esta ocasión lo han sufrido.

    Chechenia es el mejor ejemplo de cómo combatir una fuerza no-convencional y salir airoso en el intento, siempre, repito, con el contexto de la zona sobre la mesa porque sino se puede caer en el error y sacar a relucir tópicos que no son justos.

    Aparte de todo esto, hay otra gran diferencia entre el conflicto en Chechenia y actuaciones como Irak o Afganistán o etc y es que los criminales de guerra están siendo denunciados, juzgados y condenados, algo que pasa sin pena ni gloria en los medios y que pese a esto la visión occidental del conflicto presenta unos rusos impunes por las tropelías que cometieron, sobre todo en los años 90.

    Los rusos se dieron cuenta que la solución militar no era una opción. Una vez que esto quedó claro y que se aplicó la solución policial, no militar, acompañada de una serie de amnistías el movimiento independentista violento fue neutralizado quedando en un "residuo" de lo que fue, algo que se mantendrá por siempre porque siempre habrá algún elemento descontento a nivel personal. Más las bandas criminales que aprovechan el hilo islamísta para formar cuerpo.

    Lo que no podemos es engañarnos, el caúcaso no es Torremolinos y nunca va a ser una zona pacificada al 100% porque es zona de tránsito entre continentes y, por lo tanto, las bandas criminales lo utilizan y lo utilizarán como acceso a otro mercado. La forma de hacer grupo en el caúcaso es utilizar la religión y esto es así y seguirá siendo así. De tal forma que hoy probablemente cuando se habla de terroristas en la región es en referencia a bandas criminales más cercanas a mafias que a otras organizaciones políticas o religiosas.

    ResponderEliminar