lunes, 16 de septiembre de 2013

Reflotando el Oklahoma

En las próximas horas se va a proceder al reflotamiento del Costa Concordia. Debido a las dimensiones del navío (300 metros de eslora y 114.000 toneladas de deplazamiento) es una operación excepcional. En los últimos años la única operación comparable ha sido la reflotación del Kursk, aunque este submarino era mucho más pequeño (154 metros de eslora y 16.000 toneladas).

En algunos periódicos han recordado el reflotamiento del acorazado USS Oklahoma tras Pearl Harbour. Tenía pensando escribir sobre esta operación desde hace tiempo, y ahora es un buen momento para hacerlo.

 USS Oklahoma

Como muchos saben. El USS Oklahoma era un acorazado de la US Navy atracado en Pearl Harbour la fatídica mañana del 7 de diciembre. Pertenecía a la clase Nevada, y era el segundo y último de esta serie. Entró en servicio en 1916 pero no entró en combate en la Primera Guerra Mundial. El desplazamiento era de 27.500 toneladas y la eslora 178 metros. Esta clase de acorazados estaba equipada con cañones de 14 pulgadas (355.6mm) y motores de fuel-oil (en vez de carbón). En 1927 el Oklahoma recibió una modernización y se aumentó el blindaje.

 USS Maryland junto al USS Oklahoma, que se ha dado la vuelta.

En 1941 el acorazado se utilizaba para misiones de adiestramiento. Cuando ocurrió el ataque, el Oklahoma estaba situado en la posición más vulnerable, justo en la dirección por donde llegaban los aviones. El resto de la historia es conocida. El Oklahoma encajó nada menos que 9 torpedos a babor, se inundó y se dio la vuelta. Perecieron 415 marineros. En los días posteriores, se consiguieron rescatar a 33 tripulantes que habían quedado atrapados. La mala suerte se cebó con este buque. El 8 de diciembre se había previsto una inspección, por lo que las compuertas para compensar inundaciones no estaban operacionales. 

                                                        USS Oklahoma varios días después.

Tras el ataque, la prioridad en las reparaciones fue para otros acorazados menos dañados, aunque inicialmente la US Navy quería reparar el barco. Primero había que enderezarlo. Se consideraron varios métodos para reflotarlo:

- Sellar los agujeros.
- Contrapesos.
- Pontones
- Dique seco flotante
- Cables desde tierra conectados al barco. Esta técnica ya se había utilizado con éxito en una sección de puente (Mid-Hudson) de 19.000 toneladas.

 Esquema de daños (DeVirgilio).

La marina se decidió por la última opción. El trabajo fue encomendado al capitán F.H. Whitaker y su equipo, que servía en los astilleros de Pearl Harbour. Los trabajos comenzaron en julio de 1942 y duraron 8 meses. Los primeros cables se instalaron el 8 de marzo de 1943. En total se utilizaron 21 poleas. Cada una tenía capacidad de arrastre de 429 toneladas. Los cables utilizados tenían un grosor de 3 pulgadas (76.2mm).

El proceso se dividió en dos fases porque los cables se instalaban en diferentes partes dependiendo del ángulo de inclinación del barco. La fase inicial duró 100 horas, y el navío rotó 90°. Posteriormente se fueron cambiando los cables de posición (uno a uno) y se procedió a la fase final, que terminó a mediados de junio. Para facilitar la operación, se sacó equipo y combustible. En el fondo del mar se colocó una sección de coral en la proa para evitar que resbalase.

 Vista del dispositivo desde tierra.


 Primera fase del enderezamiento. 

  Segunda fase. A descatar la diferente posición de los cables. 


Segunda fase. Destaca que las torres no se han caido de los engranajes (como en el Bismarck o Yamato)
 
La sección de babor estaba completamente destrozada por los torpedos. Merece la pena recordar que los modelos japoneses utilizados en Pearl Harbour contaban con una cabeza explosiva de 323kg. Para hacernos una idea, los utilizados contra el Bismarck (Mk 18) contaban con una de 176kg. Por ello los buzos y personal intentaron sellar los boquetes para que el barco pudiese flotar en la medida de lo posible.

 Sección alcanzada por los torpedos. Los daños son de tal magnitud que cuesta creer que se trata del casco de un barco.



Operario trabajando cerca de una torre de popa.

                                USS Oklahoma tras ser reflotado (noviembre de 1943).

              Lo nuevo y lo viejo: USS Wisconsin (clase Iowa) junto a un depauperado Oklahoma.

                                                     Casco listo para ir al desguace.

Una vez enderezado se necesitaron semanas para desmontar equipos y buscar cadáveres. Finalmente se encontraron unos 400, pero sólo se identificaron 35. La presencia de cuerpos en descomposición suponía un peligro por la acumulación de gases tóxicos, por lo que los trabajadores debían utilizar máscaras en todo momento. En noviembre de 1943 se reflotó el casco y se desmontó la mayor cantidad de equipo posible: armamento, munición, equipos… la marina iba a dar de baja el acorazado porque no valía la pena reparar un buque que ya estaba obsoleto. En 1946 los restos se vendieron a un desguace, pero el Oklahoma se hundió antes de llegar, en mayo de 1947.

Fuentes y enlaces de interés:

- http://www.ussoklahomabb37.ussindianabb ... lvage.html
- http://web.mst.edu/~rogersda/umrcourses ... lahoma.pdf
- Las fotos son de los archivos históricos de la US Navy. Se pueden encontrar decenas si se hace una búsqueda en google escribiendo "USS Oklahoma salvage".

3 comentarios:

  1. Hola!

    Me imagino que las torres irian ancladas de alguna manera al casco. en el Bismarck y el Yamato solo se mantenian en posición por efecto de la gravedad. Así cuando ambos buques se hundieron y dieron la vuelta se despegaron del casco.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Interpreto, como otro elemento a considerar, en el caso del Bismarck, el proceso de hundimiento a una enorme profundidad con lo que representa, en la cuestión del dewsprendimiento de las torretas principales. Saludos.

    ResponderEliminar