lunes, 2 de marzo de 2015

Evaluación del tanque soviético T-34 en Estados Unidos

Las pruebas americanas con un T-34 en el polígono de Aberdeen han sido motivo de interminable discusión. En los últimos años han aparecido nuevos documentos, como una respuesta de los ingenieros soviéticos a las observaciones. En varios mensajes voy a hacer algunos apuntes. Hay que recalcar que este documento no fue creado por la comisión americana sino por la inteligencia soviética, que fue recopilando datos.

El informe americano no tiene nada especialmente polémico. El principal problema -de ésta y otras evaluaciones- es que los científicos y tripulantes no tienen detalles sobre la industria soviética, con sus puntos fuertes y débiles. Antes de empezar se puede comentar varias cosas.

La suspensión Christie del T-34 es inferior a las de barra de torsión. Los soviéticos habían desarrollado una versión del tanque con barras de torsión, pero no pudo ser producida por el inicio de la guerra. Ahora ¿Por qué se decidió utilizar el modelo Christie? La respuesta está en la realidad industrial de la URSS. Las fábricas soviéticas tenían mucha experiencia con este tipo de suspensión y se podían utilizar recursos de las fábricas dedicadas a la fabricación de trenes. En mayo de 1941 apenas había maquinaria para producir un T-34 con barras de torsión, por lo que es lógico que se apueste por la versión con el modelo Christie. Algo similar ocurre con la transmisión. Era el modelo que podían fabricar en grandes cantidades. En 1943 se instaló un modelo de 5 velocidades muy superior.

El escaso espacio dentro de la torre se explica de manera similar. Los diseñadores de tanques soviéticos conocían las ventajas de una torre de 3 tripulantes, pero no había maquinaria capaz de producir los anillos con el diámetro necesario. La única fábrica capaz de fabricar tanques con anillos de torre superiores a1500mm era la de Leningrado, que suministraba T-28 y T-35, ambos con torres de 3 tripulantes. 

Evaluación de los tanques T-34 y KV-1 por los ingenieros de Aberdeen Proving Grounds, realizada por compañías, oficiales y miembros de la comisión militar responsable de las pruebas de tanques. Los tanques fueron entregados a EEUU por os soviéticos a final de 1942 para familiarización.

Condición de los tanques

El tanque medio T-34 quedó completamente fuera de servicio tras 343kms, y no pudo ser reparado. La razón: debido al extremadamente pobre filtro de aire del motor diésel, se coló una gran cantidad de suciedad en el motor, causando una avería. Como resultado, los pistones y cilindros quedaron tan dañados que no era posible repararlos. El tanque se retiraría de las pruebas y sería utilizado como blanco del KV-1 y cañón de 3” americano utilizado en el M10. Después sería enviado a Aberdeen donde sería analizado y posteriormente expuesto.

El tanque pesado KV-1 sigue funcionando. Las pruebas han continuado, aunque presentaba muchos defectos mecánicos.

Silueta/configuración de los tanques

Todos, sin excepción, aprueban el perfil de los chasis de nuestros tanques. El del T-34 es particularmente bueno. Todos opinan que el perfil del chasis del T-34 es mejor que el de cualquier tanque americano. El del KV-1 es peor que cualquier tanque americano.

Coraza

Un análisis químico de la coraza ha determinado que en ambos tanques el acero ha sido templado en la superficie, mientras que la masa principal está hecha de acero blando.

En este aspecto, los americanos consideran que cambiando la tecnología utilizada en el templado de las corazas, sería posible reducir significativamente el grosor y mantener la protección. Como resultado el peso disminuiría en un 8-10%, con todos los beneficios que implica (aumento de velocidad, reducción de presión en el suelo etc).

A los americanos les gusta cómo está almacenada la munición.

Torre

La principal debilidad es que es muy justa. Los americanos no entienden como nuestros tanquistas pueden caber dentro en invierno, cuando tienen que llevar chaquetas de piel de oveja. El mecanismo eléctrico para girar la torre es muy malo. El motor es débil, está sobrecargado y no para de chispear. Como resultado, el dispositivo que regula la velocidad de rotación se quema, y los dientes de los piñones se rompen en piezas. Recomiendan cambia el sistema por uno hidráulico o manual.

Armamento

El cañón F-34 es muy bueno. Es simple, muy fiable y sencillo de mantener. Su punto débil es la baja velocidad de la munición perforante, significativamente inferior a la del cañón americano de 3  pulgadas (3200 pies/min frente a 5700).

Óptica

La opinión general: la mejor construcción del mundo. Incomparable con la de cualquier tanque existente o en desarrollo.

Orugas

A los americanos les gusta mucho la idea de las orugas de acero. Pero creen que hasta que no reciban los resultados de las comparativas entre orugas de goma y acero en Túnez y otros frentes activos, no hay razones para cambiar la solución americana de zapatas y bujes (bushing) de goma.

Las deficiencias de nuestras orugas desde su punto de vista se deben a la ligera construcción. Pueden ser dañadas fácilmente por proyectiles de mortero y bajo calibre. Los pins de sujeción han sido deficientemente templados y construidos con acero de pobre calidad. Como resultado, se desgastan con rapidez y la oruga se rompe de manera frecuente. Los americanos piensan que si la coraza se reduce en grosor el resultante ahorro en peso se puede utilizar para hacer las orugas más pesadas y fiables.

Suspensión

En el T-34 es pobre. La suspensión Christie fue probada hace mucho tiempo por los americanos y rechaza de manera incondicional. En nuestro tanques, como resultado del acero deficiente utilizado en los muelles, rápidamente se (palabra ilegible) y como resultado se reduce de manera significativa el espacio libre. En el KV, la suspensión es muy buena.

Motor

El motor es bueno y ligero. La idea de utilizar motores diésel en tanques es plenamente compartida con especialistas y personal militar americano. Lamentablemente, los motores diésel producidos en fábricas americanas son utilizados por la marina, y por ello, el ejército es privado de la posibilidad de instalarlos en sus tanques.

La deficiencia de nuestros diésel es el criminalmente pobre filtro de aire del T-34. Los americanos consideran que sólo un saboteador podría haber construido este dispositivo. Tampoco entienden por qué  en el manual es descrito como “bañera de aceite”. Las pruebas en el laboratorio indican que:

- El filtro de aire no purifica el aire que fluye al interior del motor.
- Su capacidad no permite el flujo necesario de aire, incluso cuando el motor está en ralentí. Como resultado, el motor no desarrolla toda su capacidad. La suciedad que entra en los cilindros causa un desgaste rápido, una caída en la compresión, y el motor pierde todavía más potencia. Además, la fabricación del filtro es extremadamente primitiva desde un punto de vista mecánico. En algunas partes la soldadura eléctrica por puntos ha quemado el metal, causando fugas de aceite etc. El filtro del KV está mejor fabricado, pero no logra una cantidad de aire purificado suficiente. En ambos motores los estárteres son deficientes, pobres en potencia y fabricación poco fiable.

Transmisión

Sin ninguna duda, pobre. Algo interesante ocurrió. A los que trabajaban en la transmisión del KV les chocó que era muy parecida a las transmisiones con las que habían trabajado hace 12-15 años. Se preguntó a la compañía. Esta envió planos del modelo A-23. Para sorpresa de todos, los planos de nuestra transmisión eran una copia de las enviadas. A los americanos no les sorprendió que estuviésemos copiando su diseño, pero que estuviésemos copiando un diseño que habían rechazado 15-20 años antes. Los americanos consideraban, desde el punto de vista del diseñador, que esa transmisión crearía unas condiciones inhumanas para el conductor. En el T-34 la transmisión es también muy pobre. Cuando estaba siendo operada, los piñones de las marchas se rompieron en trozos (en todas las marchas). Un análisis químico de los piñones señaló que el tratamiento térmico había sido muy pobre y que de ninguna manera cumple con los estándares americanos.

Embragues laterales

Sin duda alguna, muy pobres. En EEUU hace años que se rechazaron para la instalación en tanques, incluso en tractores. Además de la falacia del principio (por el que funcionan – nota mía), en la fabricación  se había utilizado acero de baja calidad en el maquinado. Este se desgasta y daña rápidamente, acelerando la penetración de suciedad en el tambor y en ninguna manera garantiza un funcionamiento fiable.

Comentarios generales

Desde el punto de vista americano, nuestros tanques son lentos. Nuestros dos tanques pueden subir una pendiente mejor que cualquier carro americano. La soldadura de la coraza es extremadamente cruda y descuidada. Las pruebas en los laboratorios indicaron que las radios no eran malas. Sin embargo una vez instaladas en el tanque no se conseguía establecer comunicaciones normales a más de 10 millas (16kms)  debido al pobre aislamiento y protección. La compactibilidad y colocación de los equipos de radio causó una buena impresión. El maquinado de los componentes y partes era muy pobre salvo en algunas excepcionales. En particular, los americanos estaban perturbados por el desastroso diseño y pobre funcionamiento de las juntas de transmisión en el T-34.  Después de muchos tormentos hicieron unos nuevos y remplazaron los nuestros. Todos los mecanismos de los tanques requerían ajustes de manera muy frecuente.

Conclusiones, sugestiones

1. En ambos tanques, remplazar inmediatamente los filtros de aire con modelos de más capacidad y que sean realmente capaces de filtrar el aire.

2. La tecnología para templar el acero debería ser cambiada. Esto aumentaría la protección, ya sea utilizando un acero de grosor equivalente, o reduciendo el grosor y bajando el peso/uso de metal.

3. Fabricar orugas más gruesas.

4. Sustituir las transmisiones obsoletas con un diseño americano de transmisión final., que mejoraría de manera significativa la maniobrabilidad de los tanques.

5. Abandonar la construcción de embragues laterales.

6. Simplificar la construcción de pequeños componentes, mejorar la fiabilidad y reducir lo máximo posible la necesidad de ajustar de manera constante.

7. Al comparar los tanques americanos y rusos es evidente que conducir los segundos es mucho más complicado. Los conductores rusos necesitan ser virtuosos para cambiar de marcha en movimiento, muy experimentados en el uso de embragues laterales, experimentados como mecánicos, y ser capaces de mantener el tanque en funcionamiento (se necesita ajustar  y reparar componentes que se estropean constantemente). Esto dificulta el entrenamiento de mecánicos y conductores.

8. Al juzgar los vehículos enviados, los rusos no prestan mucha atención al maquinado o acabado y a la tecnología de pequeñas partes y componentes, que conlleva una pérdida de las ventajas de unos tanques que en general están bien diseñados.

9. A pesar de la ventaja de utilizar diésel, el buen perfil de los tanques, gruesa coraza, armamento bueno y fiable, efectivo diseño de las orugas etc los tanques rusos son significativamente inferiores a los americanos en la simplicidad de conducción, maniobrabilidad, potencia de fuego (referencia a la velocidad inicial de los proyectiles), velocidad, fiabilidad de la construcción mecánica y facilidad para mantenerlo en uso.

Director del 2° Departamento Principal de Inteligencia del Ejército Rojo, mayor-general Jlopov.

No hay comentarios:

Publicar un comentario