martes, 15 de diciembre de 2015

Mikoyan MiG-23 en Rumanía

A finales de los años 70 los países del Pacto de Varsovia comenzaron a recibir interceptores MiG-23. En aquella época las relaciones entre Rumanía y la URSS seguían siendo tensas. Existía el contencioso de Moldavia, y Rumanía se había distanciado de la órbita soviética. Ceacescu intentó obtener algunas concesiones de los soviéticos, aprovechando que la situación en Polonia y Afganistán estaba tensa. Pidió que el ensamblaje de los aviones y la fabricación de repuestos se hiciesen en Rumanía, pro los soviéticos no aceptaron.

En cualquier caso, la URSS tenía interés en que los miembros del Pacto de Varsovia se familiarizasen con los equipos soviéticos más modernos. Por ello, Rumanía recibió un total de 36 MiG-23MF y 8 MiG-23UB. 

En comparación con el MiG-21 Fishbed, el MiG-23 contaba con un alcance superior y sensores más avanzados. La versión MF era más moderna que la MS, la primera en ser exportada (Nota 1). La variante UB es biplaza y está destinada al entrenamiento. Un grupo de 47 pilotos, técnicos e ingenieros recibió entrenamiento en Kazajstán en 1978 para familiarizarse con el nuevo modelo.

Los primeros ejemplares UB llegaron a la base Mihail Kogalniceanu en enero de 1979. Rumanía permitió que un grupo de técnicos soviéticos estuviese en el país para apoyar las operaciones (Nota 2).  En mayo de 1980 llegaron 14 MF. Las entregas terminaron en 1983 y los Flogger fueron destinados a 3 escuadrones:

- 93° Regimiento de Caza (1° Escuadrón).
- 57° Regimiento de Caza (2° y 3° Escuadrón). 

No hay demasiados datos sobre el servicio que prestaron los Flogger. Por esta época el estado de la economía rumana era calamitoso. El gobierno aplicaba una política de austeridad muy agresiva que también afectó a las FFAA. A finales de los 80 el entrenamiento y mantenimiento se había reducido al mínimo. Los pilotos apenas volaban 15-20 horas al año. No parece que hubiese interés en adquirir más MiG-23 en versiones más efectivas, como la ML/MLD. A mediados de los 90 se adquirieron 2 MiG-23UB a Rusia para paliar las pérdidas de 4 ejemplares. Los siguientes cazas en ser adquiridos fueron los MiG-29 Fulcrum, que empezaron a llegar en 1989.

MiG-23 armado con misiles R-60 y R-24 (vía Facebook).

Cuando la revolución estalla el 15 de diciembre de 1989, el 93° Regimiento –basado cerca de Timisoara- fue puesto en alerta. Al contrario que el resto del país, los integrantes sabían lo que estaba pasando porque tenían familiares en la ciudad, donde empezaron los disturbios que terminarían con el régimen comunista. 

En el 2004 un piloto contó lo que había pasado en aquellos días. En la base nadie creía a Ceacescu, sólo el comandante y el oficial de contrainteligencia. Ambos fueron escoltados fuera de la base por personal armado. En la base las cosas no estaban del todo claro porque el comandante de la unidad de defensa aérea indicó que tenía orden de disparar contra cualquier avión que intentase despegar.

Los pilotos decidieron que discutirían el problema si se llegaba a ese punto, y decidieron preparar la defensa de la base. Se trajeron 3 camiones con armamento para el personal. Si alguna unidad del ejército intentaba atacar, despegarían y buscarían refugio en Yugoslavia. Todos los MiG-21/23 en estado de vuelo fueron puestos a punto con combustible y misiles aire-aire. También se ordenó montar misiles aire-tierra (probablemente J-23 en los MiG-23MF). Antes de escapar a Yugoslavia los pilotos tenían la intención de bombardear el edificio de la “Securitate” en Timisoara. 

Tras varios días de lucha Ceacescu fue fusilado y el régimen comunista se derrumbó. Como en otros países de la zona, los años 90 iban a ser complicados por los problemas económicos.

En 1992 la fuerza aérea operaba MiG-21, MiG-23 y MiG-29. Era necesario reducir el gasto y retirar el MiG-23 era la solución más sencilla. No operaba en grandes cantidades y los repuestos debían ser importados. Además las revisiones se hacían en Bulgaria. Esto no era un problema en tiempos del COMECON, pero posteriormente había que pagar 1 millón de $ por ejemplar. Además la vida útil era menor que la del MiG-21MF, 2500 horas/30 años frente a 1500 horas/17 años (MiG-23ML). 

Por estas razones, La fuerza aérea apostó por modernizar los MiG-21 a la variante Lancer con ayuda israelí (Nota 3). El MiG-23 fue retirado en el 2001.

Fuentes y enlaces de interés:


Nota 1: Por esta época los países de Oriente Medio tenían prioridad sobre los del Pacto de Varsovia a la hora de exportar armamento. Esto se debía a que pagaban en divisas. La version MS utilizaba la aviónica del MiG-21FM.

Nota 2:
A pesar de pertenecer al Pacto de Varsovia, Rumanía no tenía bases soviéticas ni personal en su territorio. 

Nota 3: El MiG-21 Fishbed servía en grandes números y los repuestos eran fabricados localmente. El mantenimiento también se hacía en Rumanía.

12 comentarios:

  1. Excelente artículo, como siempre. La verdad ignoraba que Rumania hubiese recibido MiG-23, aunque también recibieron T-72 y hasta un Kilo...Por cierto, en 1979 la situación económica rumana era buena, dejó de serlo a partir de 1981-1984

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, puntualiza que es a finales de los 1980, tiene razón. Una pregunta, ¿la versión de MiG-23 exportada por la URSS fue la entregada a Siria y Bulgaria en 1984?

      Eliminar
    2. Siria recibió antes la MS. Bulgaría recibió MF y posteriormente ML/MLD. Tras la Guerra Fría cambiaron a Rusia 1 MiG-25 por varios MiG-23MLD.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Gracias, el MiG-23 es un avión interesante. Es una pena que haya tan poco publicado.

    De hecho EEUU intentó comprar un par de T-72 rumanos a traves de una empresa, pero no prosperó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, el libro de Yefim Gordon está bastante bien sobre el MiG-23/27 (de Aerofax)

      Eliminar
    2. Estaba pensando en él, pero hasta ahora no ha publicado uno de sus ladrillos sobre este avión. Sus libros tienen muchos peros pero las descripciones, desarrollo y usuarios están bien descritos.

      Saludos.

      Eliminar
    3. A su juicio, que peros destacaría de las obras de Y. Gordon? el del MiG-31 me pareció excelente, por ejemplo

      Eliminar
  3. Yefim Gordon es un autor que suele realizar plagios del trabajo de otros autores, rusos y occidentales. Su fuerte es en la descripción de equipos y recuento histórico del proceso de diseño, pero en Rusia y occidente conseguirás mejores autores (que investigan de verdad y no solo fusilan) tales como Pyotr Butowski, Alexander Mladenov, Myroslav Gyurosi (en occidente), Sergey Burdin, Viktor Markovski, Igor Prijodchenko, Ilda'r Bedretinov o Andrei Formin solo por dar un ejemplo.

    De ellos, Butowski es articulista principalmente, y es el periodista mejor informado del complejo militar industrial ruso/soviético en lo ateniente a temas de aviación, incluso mas que sus colegas rusos. Burdin en Bielorrusia es quizás el autor que realiza los trabajos mas detallados y completos, y un par de sus obras han llegado al inglés (traducidas por Alan Dawes) convirtiéndose en lecturas obligadas en sus campos: su libro del Tu-22 Blinder de 2006 y el del Tu-128 Fiddler en 2015, por ejemplo.

    Los otros autores son todos muy buenos también.

    Gordon es quizás el mas prolijo (ya que suele re-publicar sus trabajos anteriores con pocas modificaciones cada 7 años) pero de lejos maneja la misma información, o tiene el mismo nivel de acceso que aquellos que te nombre.

    Marcos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos. El problema de los autores que comentas es que sus libros son Osprey o artículos en revista. En 100 páginas es imposible contar la historia del MiG-21, por dar un ejemplo. Saludos.

      Eliminar
    2. De todas maneras hay algunos libros de Gordon que son bastante mejores, como los dedicados a aviones alemanes y americanos en la URSS. Claro que es relativamente sencillo obtener los documentos. Saludos.

      Eliminar
  4. Hola Alejandro,

    Querrás decir de Mladenov.

    Porque el libro de Burdin del Tu-22 así como su ejemplar del Tu-128 son de más de 300 páginas y con detalles que no conseguirás en ninguna otra parte - léase publicación escrita o internet en ruso o en ingles. Y ambos libros son en inglés.

    Prijodchenko y Markovski han estado sacando una espectacular colección de aviones soviéticos para la editorial EKSMO, incluyendo ejemplares del Su-17, MiG-27, Su-25, Su-15, Su-24...son libros de 170 páginas llenos de datos técnicos (especialmente de la aviónica) así como empleo operativo, despliegue en las FAS soviéticas. Por supuesto esos libros están en ruso pero Gordon no ha sacado nada parecido.

    De igual forma los dos tomos de Bedretinov sobre el T-10/Su-27 (con más de 1.200 páginas en total) son imposibles de comparar con los de Gordon. De igual forma tienes libros sobre unidades del MiG-29 en la URSS (Pavlov, con una segunda edición en camino) o del Su-25 o cualquier otra cantidad de obras en camino.

    Incluso Mladenov ha comenzado apostar por tomos mas grandes (compilatorios de varios aviones)
    marcos

    ResponderEliminar
  5. Excelente, excelente. Gracias por los autores, he de ponerme a buscar

    ResponderEliminar