domingo, 30 de julio de 2017

Configuración de torretas en los acorazados

30-7-2017: Artículo actualizado con correcciones, nuevos datos y enlace.

Al inicio de la Segunda Guerra Mundial el acorazado seguía siendo el principal navío de las marinas involucradas en la guerra. El ataque a Tarento, Pearl Harbour y el hundimiento del Bismarck todavía no había ocurrido, y las potencias mundiales seguían construyéndolos y diseñándolos. Desde mediados de los años 30 la carrera naval se había acelerado porque Japón había renunciado al tratado naval de Washington, que limitaba el tamaño de los buques

Los requerimientos y características de los acorazados variaban dependiendo del país y periodo. Varios diseños (Richelieu, Nelson) fueron modificados para cumplir con el tratado naval de Washington. Otros (Yamato) para compensar la inferioridad numérica.

Todos estos parámetros afectaban a la configuración de las torretas, que alojaban el armamento principal. Los acorazados de este periodo montaban cañones de 380 mm – 460 mm en torretas dobles, triples y hasta cuádruples. Cada configuración tenía ventajas y desventajas. Este artículo tiene como objetivo analizarlas. En la tabla se puede ver un sumario de las características. Los diámetros y blindaje están en milímetros, y los pesos en toneladas.

Características de las torretas en acorazados.

Los acorazados alemanes de la clase Bismarck montaban 8 cañones de 380 mm en 4 torres dobles, dos en la proa y dos en la popa. Los diseñadores alemanes contemplaron torretas triples, pero se descartaron porque en su opinión afectaba la cadencia y complicaba el tiro. Si se ven las torretas de este clase se aprecia la gran separación entre los cañones. Con 4 torretas el campo de tiro era superior, y había menos riesgo de que un impacto inutilizase gran parte del armamento. Merece la pena recordar que la clase Bismarck fue diseñada sin tener encuenta las limitaciones de los tratados de Washington.

 El crucero de batalla británico HMS Hood, y otros acorazados japoneses y británicos, presentaba una configuración similar. El mayor número de torretas permitía más flexibilidad a la hora de disparar contra objetivos, y una cadencia más alta según la mayoría de fuentes. Si había que perseguir o huir se podían utilizar 4 cañones. También es menos vulnerable porque los cañones están más repartidos. 

En el otro extremo estaría la configuración de la clase Richelieu, con dos torretas cuádruples en la proa. Esto se debe a que fueron creados a partir de los Dunkerque, diseñados bajo el tratado naval de Washington. La configuración permitía ahorrar peso porque el cinturón blindado era más corto. A la hora de atacar también tenían ventaja, ya que podía utilizar todo el armamento en persecución (8×380 mm), sin presentar la manga. Merece la pena recordar que en el último de la serie (Gascoigne) fue modificado y llevaba una torreta en la proa y otra en la popa.

Las desventajas son obvias. Si el buque debe huir no puede hacer fuego con armamento pesado. En combate un impacto con suerte podía dañar o destruir una de las torretas, por lo que se perdía el 50% de la artillería principal. Para compensar este problema los diseñadores dividieron el interior en dos secciones divididas por una mampara de 40 mm.  

Los acorazados de la clase Nelson era probablemente los menos ortodoxos. Disponían de 9 cañones de 406 mm instalados en tres torretas triples situadas en la proa. La tercera de estas no podía disparar en el sector delantero porque la inclinación de los cañones era insuficiente. El diseño presentaba muchas limitaciones debido al tratado naval de Washington, y su construcción se debe a la necesidad de disponer de acorazados con cañones de 406 mm, como los Nagato y Colorado.

Los King George V fue otra clase con una disposición particular. Para no aumentar demasiado el peso se montaron dos tipos de torretas, ambas equipadas con cañones de 360 mm. En la proa se situaba una cuádruple y una doble, mientras que en la proa había otra cuádruple. Esta configuración proporcionaba 10 cañones, pero no fue demasiado exitosa debido a los problemas de las torres cuádruples.

Los modelos japoneses y norteamericanos botados durante la guerra presentaban en mi opinión la configuración más flexible, con 3 torretas de 3 cañones. Los Iowa y North Carolina disponían de cañones similares. Es interesante que la clase Montana, cancelada durante la guerra, incorporaba una cuarta torreta, por lo que esta clase hubiese contado con 12 cañones de 406 mm, y una andanada superior incluso a la del Yamato. No he incluido datos para esta clase porque no encuentro el peso de las torretas, similares a las del Iowa pero con más blindaje.

Como se puede ver en la tabla, el peso de las torretas del Yamato es muy superior al resto–más de un 50%-. Esto se debe a los requerimientos de Japón. Para compensar la inferioridad numérica se aposto por un navío con mayor blindaje y potencia de fuego. 

En mi opinión hay algunas configuraciones que podían ser más útiles a los países del Eje que a los aliados. Gran parte de los acorazados británicos fueron utilizados en tareas de escolta, por lo que no podían abandonar una batalla. Los acorazados alemanes por su parte realizaban misiones contra el comercio naval, por lo que tenían que estar preparados para escapar de enemigos superiores en número. Es evidente que una configuración como la del Richelieu o Nelson eran problemática.

Fuentes y enlaces de interés:

http://www.kbismarck.com/
- http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic (discusión en el foro El Gran Capitán) 

 Apéndice 1: Configuración de diferentes acorazados


Torretas Anton y Bruno en la proa del Bismarck (kkbismarck.org).

Torretas en la proa del King George V (navweaps).

Torretas del Nelson (navweaps)

 Acorazado Richelieu con dos torretas cuádruples (navweaps).

Iowa utilizando su artillería (US Navy).

Apéndice 2: Cinturón blindado en un acorazado de la clase Iowa

2 comentarios:

  1. aquí hay mas información de configuración del cinturón blindado

    http://www.historialago.com/av_0425_blindaje.htm

    ResponderEliminar