lunes, 31 de octubre de 2016

Carta del Mariscal Antonescu a Von Manstein

La actuación rumana en Stalingrado ha pasado muchas veces desapercibida por la tragedia del VI ejército, pero sin duda alguna los rumanos fueron un aliado muy importante de Alemania. Las relaciones entre ambos países nunca fueron sencillas. Los alemanes no siempre cumplían las promesas de suministro, y muchas veces despreciaban a sus aliados. La trágica batalla de Stalingrado sólo contribuyo a empeorar las relaciones. En diciembre de 1942 el mariscal Antonescu, líder de Rumanía, escribió una carta a Von Manstein con muchas críticas. Este documento ha sido citado en muchos libros de historia, pero nunca entero.
Señor Mariscal de Campo

Con profundo dolor hago conocimiento del informe del 3 de Diciembre de 1942, que el general Sterea fue obligado a enviar, y manifiesto mi profundo rechazo a los términos

1. Rumania dio casi todas sus fuerzas armadas, con los mejores profesores, los soldados más jóvenes y mejor entrenados, y el material más moderno, que hemos preparado -al igual que los alemanes- para contribuir a aplastar a los bolcheviques, cumpliendo así el papel de Europa, lejos de sus modestos ideales nacionales y políticos.

Este generoso sacrificio no se considera ilimitado. Nadie puede pedir nada más de lo que acordamos suministrar, ya que hasta la fecha, no hay ningún acuerdo político o militar entre Alemania y Rumania.

Como líder del estado rumano y comandante del ejército, actuaré en la medida de lo necesario para evitar el desprestigio o deshonor de mis oficiales y soldados.

2. Usted dirigió personalmente al XIX Armee desde el Dnieper a Kerch y Sebastopol y conoce bien la contribución de las tropas rumanas de primera línea, salvo en las operaciones de Odesa y Don. Quizás usted no sepa mucho del Cuerpo del general Dragalina, pero sabe perfectamente que a él se debe la salvación de una situación crítica en el Donetz el invierno pasado, y también los objetivos que hemos cumplido en el Don, Volga y Cáucaso. Creo que sin las tropas rumanas usted perdería Crimea, y la curva al este del Dnieper se vería amenazada.

3. El invierno pasado se prometió –durante la gran crisis que sufrió- al OKW tropas rumanas de segunda línea. A cambio de ello pedía que las unidades rumanas deberían ser equipadas al mismo nivel que las alemanas, y ser transportadas en las mismas condiciones. A pesar de que el OKW lo prometió, no se ha cumplido. Las tropas del III Ejército tuvieron que caminar 500-600kms hasta el frente, mientras los alemanes iban en tren hasta el final de las líneas férreas. Una vez allí el OKW ordenó al staff rumano que utilizasen los pocos camiones disponibles para transportar a los alemanes al frente.

La división acorazada rumana sólo recibió 22 vehículos blindados y 2 compañías antitanque, pero se denegó el grupo de reconocimiento. La mayoría de las divisiones rumanas –no todas- recibieron como único equipo antitanque 6 piezas AT remolcadas.

4. Ya que sus compatriotas insisten en desacreditar al III Ejército, le informo: el OKH -a través del señor Weichs y Hauffe- es responsable de la actuación de este ejército, en condiciones completamente desfavorables.

El OKH prometió desplegar el III Ejército en el Don en una zona mucho más favorable. Nuestro reconocimiento informó que no era así, y que el enemigo disponía de una cabeza de puente de 70×25kms.

Todos los puntos de observación estaban en manos enemigas. Pedimos al OKH que eliminase la cabeza de puente. Ellos lo prometieron, pero no se cumplió. Después pedimos que nos remplazasen las pérdidas causadas en las operaciones contra esta cabeza de puente, o mantener a los italianos y alemanes que remplazamos en la posición. Nos lo prometieron pero no cumplieron, los italianos y alemanes que sustituimos desaparecieron sin avisarnos o explicar si volverían. Durante ese periodo no prepararon fortificaciones: no había fosas antitanque, ni alambradas, ni refugios. Esto debería haber sido una tarea elemental en una zona sin bosques, ni defensas naturales, y sin alimentos. Las tropas que sustituimos se llevaron todo el forraje y alimento, dejando el suministro de nuestras tropas a nuestra discreción. Estos eran transportados desde 120 kms por nuestros agotados y mal alimentados caballos.

Después de entrar en el sector, no sólo pedí que se liquidase la cabeza, además, y en un esfuerzo conjunto, tomar el área boscosa al norte del Don, ya que para mí era clave en la defensa del sector, pero también para que el enemigo concentrase tropas en secreto.

El III Ejército ocupaba un área de 150kms que no podía cubrir adecuadamente (1 batallón en 4.5kms), y no tenía reservas más que para rechazar pequeñas penetraciones locales: 5 batallones de la 15 División y 2 divizioane (equivalente a 20 piezas de artillería) de la 7 División de Caballería a pie. Esto equivalía a 3 batallaones y una divizion de artillería. Posteriormente llegaron dos divisiones antitanque alemanas (611 y 670).

La situación empeoró porque las divisiones 13 y 14 estaban en el principal eje del ataque soviético. No sólo eso, sino que fueron situadas a constantes ataques desde el momento de llegar hasta la gran ofensiva soviética.

La División 13 fue atacada 32 veces entre mediados de Septiembre hasta el 18 de Noviembre, tanto de día como de noche. En ocasiones había dos ataques seguidos. La División 14 fue atacada 17 veces en el mismo intervalo. Hasta el 19 de Noviembre, la División 13 perdió 115 oficiales y 3.648 soldados. La 14, 98 y 2.163.

Para contraatacar en caso de ataque ruso, se concentró en el sector del III Ejército la primera división acorazada rumana, y las 22 y 14 Panzer Division alemanas. Ambas disponían de un 25% de su potencia nominal (o sea 25% de tanques).

Previamente, el OKH había prometido las siguientes reservas para el III Ejército: 4 divisiones alemanas cerca del III Ejército Rumano y 3 divisiones rumanas en el área de Rostov (VI Cuerpo de ejército). No se hizo nada más. A comienzos de Noviembre, el OKH nos ordenó mandar una división más (la 7) al frente, en vez de una italiana. Los alimentos, materiales de fortificación, combustible y munición nunca estuvieron al nivel esperado. Los documentos y datos están en el informe del coronel Fink.

El IV Ejército rumano, cuyas tropas han estado luchando de manera continúa desde Enero, se ha desangrado cubriendo inicialmente junto al VI Cuerpo un frente de 120kms (20 a 50kms para cada división). Esto mantuvo a las tropas rumanas en condiciones extremas: luchando 90-100 días sin interrupción.

El 20 de Noviembre, cuando el IV Ejército es atacado, los sectores por división pasan de 17kms a 33, usted debe tener en cuenta que la capacidad de combate de la 1, 2, 3 y 4 divisiones estaba reducida al 50%.

Le recuerdo que el VI Cuerpo Rumano consumió entre enero y noviembre 38 batallones de soldados y 11 de caballería.

A pesar de que las condiciones eran mejores que en el III Ejército, la falta de combustible afectaba la capacidad operacional de las tropas, y estaba a punto de colapsarse (porque los vehículos no tenía gasolina y el transporte era a pie – nota traductor). Este era el caso de los soldados (más bien sombras/fantasmas) decorados por el señor general Hoth. La falta de alimentado para los caballos del IV Cuerpo les causó inanición. Esto explica las grandes pérdidas en material y piezas de artillería en el sector del IV Ejército (sin los caballos las piezas debían de ser abandonadas).

Las duras condiciones en el sector del IV Ejército eran conocidas: terreno sin protección natural, sin recursos naturales, condiciones climáticas difíciles y enfermedades.

5. El éxito de la ofensiva rusa no sólo se debe a la ineficacia del III y IV Ejército. Se debe a que el Grupo de Ejércitos B no anticipó el ataque soviético, muy bien preparado y con fuerzas masivas concentradas en secreto. La Stavka atacó al oeste y sur de Stalingrado, regiones a las que el Grupo de Ejércitos B no prestó la debida atención Los hechos lo demuestran. El retraso en formar un alto mando en el Don se debe a la inesperada e inimaginable resistencia de Stalingrado y Cáucaso, lo cual tiene una parte de la culpa de estos trágicos eventos.

Ningún entrenamiento o liderazgo militar podrían haber permitido el éxito de la misión. El triste resultado es que, después del desastre, su mando no existe (Grupo de Ejércitos Don).

Previamente indiqué al general Hauffer mi sospecha de que se lanzaría un ataque hacia Frolov, dirección Rostov-Barmankak-Kalac. Esto ocurrió en dos ejes de ataque y además de los éxitos locales, tuvo graves consecuencias estratégicas en el frente rumano-alemán, Stalingrado, Caúcaso y río Don.

El comandante del Grupo de Ejércitos Weichs y el general Hauffe subestimaron al enemigo y no tuvieron en cuenta mi hipótesis. Consideraban que estaba exagerando.

6. Yo, Mariscal, tengo 40 años de irreprochable servicio y adoración por el país, la justicia, y el honor. Toda esta carrera la hice a través de cuatro guerras y cuatro revoluciones.

Nunca delante de un enemigo exterior, interior o en el frente he entregado mis armas.

Me deshonraría si me dejo deshonrar.

Tengo una responsabilidad política e histórica, y un deber sagrado con mis soldados.

Yo sería un cobarde si tolero los actos de cobardía contra ellos.

En el último minuto se me ha informado de que mis soldados, que lucharon como valientes en el frente, son ahora fusilados por sus soldados en la bolsa de Stalingrado. Se me ha informado que oficiales y suboficiales son desarmados por soldados escondidos lejos del frente. He recibido informes afirmando que las tropas rumanas bajo mando alemán son tratadas de una manera humillante. Para conquistar la localidad de Dubowkij, el Grupo Hollidt ordenó al I Cuerpo del Ejército Rumano realizar 7 ataques seguidos porque el primero no tuvo éxito. Esto produjo las siguientes bajas: 40 oficiales, 15 suboficiales y 1392 soldados. ¿Qué beneficio estratégico y táctico tiene este lugar para justificar esta masacre?

¿Por qué se imponen sacrificios innecesarios a las unidades militares rumanas mientras que las alemanes son protegidas? Le revelaré el caso del destacamento Con Courbier en Odesa. Habían sido enviados para apoyarnos en el sitio de Odesa, para romper las líneas defensivas rusas. El destacamento se mantuvo en reserva durante 2-3 semanas. Después de dos horas en el campo de batalla desistió tras la pérdida de algunos oficiales y 200 soldados. Luego han explicado que no tienen la logística adecuada para poder continuar. Uno de los oficiales alemanes confesó que no se hizo el mea culpa y se culpó a los soldados rumanos, a los que yo había tildado de débiles combatientes. Mientras que los alemanes aceptan estas excusas (la logística) nuestros soldados son enviados sin apoyo y son masacrados. Esto machaca el espíritu de lucha, y empezando con el I Cuerpo Rumano, tendrá un efecto desastroso en la camaradería rumano-alemana, y no servirá para nada en el futuro. Estoy seguro de que usted estará de acuerdo conmigo cuando afirmo que las tropas rumanas se han batido tan bien como las alemanas.

¿Por qué si los soldados del III Ejército no pueden detener el ataque ruso se dice que no se “baten correctamente” y no se dice nada de las divisiones panzer 14 y 22, y jager 611 y 670 que también fueron literalmente aplastadas; cuando a estas el ataque les llegó más tarde que a nosotros y cuando el enemigo había perdido impulso tras luchar contra nosotros? ¿Acaso esos soldados eran valientes y los nuestros fugitivos? ¿es apropiado preguntar qué hicieron las divisiones 62 y 294 que por órdenes del Fuhrer recibidas el día 23 debían ayudar al Grupo Lascar? Parece que la niebla era tan espesa que las armas pesadas no se pudieron desplegar contra el enemigo, tan solo cuando se echaron encima de la posición y baterías. Por eso los aviones no pudieron intervenir. No creo que ninguna otra tropa con organización, entrenamiento, preparación o experiencia comparable a la rumana hubiese podido hacer más que la del III Ejército, que aguantó 3 días sus posiciones pero tuvo que retroceder cuando ni siquiera las reservas alemanes y rumanas podían contener el ataque, por no hablar de rechazarlo.

8. También me han informado de que cuando se han formado nuevas unidades a partir de las disueltas, el general Hollidt ha disuelto la 9 División (rumana) y ha asignado unidades rumanas dispersas, pero con capacidad de combate, a unidades de trabajo. También me han informado que las unidades alemanes bloquean las nuestros servicios (unidades de logística) sin ningún tipo de escrúpulo, quitándoles del camino. Me han informado que las divisiones 62 y 294, que se establecieron sin sus suministros, nos quitaron los nuestros. Finalmente, Señor Mariscal, me han informado que el general del señor Hollidt trata brutalmente al personal del cuartel general aliado (rumano), lo cual es inaceptable para gente civilizada y soldados con honor. Este mismo general pasa por encima de los principios básicos de jerarquía militar y ejercicio de autoridad, y sobre el respeto más elemental a un aliado, que con todo su esfuerzo y lealtad, ha realizado enormes sacrificios para la causa común, sin estar sujeto a ningún compromiso militar o político. Este general dio “ordenes” al III Ejército y no permitió la retirada de unidades rumanas, además advirtió que se reservaba el derecho a dar órdenes si lo veían conveniente.

9. Mariscal, ante estos hechos no nos podemos deshonrar; no se puede pisotear el honor ni sobrepasar ciertos límites. No se deben hacer excesos y mandar a la papelera a unos soldados, que estando como estamos armados, entrenados como nos han entrenado; han sido empleados para lograr una gloria eterna, y cuya intervención se produjo en momentos muy difíciles o incluso críticos para los alemanes, y con total camaradería.

- Cuando las unidades del ejército rumano combaten junto a las alemanas, con menor dotación de equipo moderno a pesar de realizar misiones de similar importancia.
- Cuando las unidades del ejército rumano rescataron a la 46 División en Kerch a pesar de las enormes pérdidas.
- Cuando 4 unidades rumanas recorren 300kms a -30° para tapar el frente en Donetz, perdiendo un 30% de hombres por congelación y un 40% de caballos muertos por el frio. Además, lograron avanzar otros 30 kms sin el apoyo de armamento pesado.
- Cuando otras grandes unidades rumanas son lanzadas en combate para batir un enemigo y detenerlo, cuando el frente alemán está disperso (19 Division en Novorosisk).
- Cuando otras 4 divisiones van del Donetz al Don, llegando al Volga tras recorrer 800kms sin interrupciones, de manera que podían enlazar con las divisiones blindadas alemanas.
- Cuando un ejército tiene los archivos llenos de actos heroicos de gran cantidad de unidades, y todos alabamos la valentía de los oficiales y soldados.
- Cuando el ejército es citado más de 100 veces en la prensa del Fuhrer.
- Cuando un ejército pierde una batalla, los soldados (160.000) que sufrieron 80.000 bajas (los rusos sólo hicieron 37.000 prisioneros) no pueden ser considerados como fugitivos y cobardes, como sí lo fueron las divisiones alemanes el invierno anterior, cuando retrocedieron 100kms sin ningún control y abandonaron todo el material motorizado.
- Cuando 3 generales están privados de mapas y comida y se rinden; cuando un cuarto general lucha hasta el último hombre y fallece al ser alcanzado por un obús en el pecho.
- Cuando en la III División mueren dos de los tres comandantes de regimientos de infantería, cinco de los siete comandantes de batallones, todos los comandantes de compañía y batería, y un comandante de una brigada de artillería que dispara un último proyectil para luego suicidarse junto a su hijo, y un comandante de un regimiento de artillería que perece en un duro combate con bayonetas.
- Cuando un comandante de batallón, después de cinco días de lucha continua, sin comida ni municiones, consigue escapar de la destrucción causada por la aviación en Obliwskaia.
- Cuando la 2 ª División de Montaña lucha sin cesar, hasta el punto de no poder apretar el gatillo debido al agotamiento.
- Cuando el fuhrer fue honesto y honrado y premió con las más altas decoraciones al ejército rumano. Cuando tuvimos entre sus aliados al primer condecorado con las hojas de roble, la Cruz de Caballero y la Cruz de Hierro.
- Este ejército no puede ser tratado como un ejército de inútiles que huye, ni juzgado o responsabilizado por cualquier oficial o soldado alemán.

Por supuesto, Señor Mariscal, hay casos de incumplimiento. También ocurrían porque algunas unidades han estado en un terrible fango durante 10 meses, sometidos a frío o calor extremo. Debido a la falta de reservas las tropas no podían ser relevadas.

Esto no ocurrió con unidades alemanes en el frente sur. Estas eran retiradas para recuperarse y descansar, y algunas fueron enviadas a frentes secundarios o al interior.
En todo el ejército los fallos comunicados fueron aislados. Ellos fueron y son como su ejército. Pero sólo yo y el mando rumano tiene derecho a castigar a estos malvados a muerte.

Sus soldados y desertores vagan por nuestra retaguardia y se dedicaban al contrabando y robo de nuestras posesiones. Hubo soldados que pasaron (con un vehículo - nota mía) por encima de nuestros soldados mientras caminaban. Hubo casos en los que soldados alemanes robaban vehículos a punta de pistola.

Hay oficiales y suboficiales a los que se ha acogido en el país, y como premio han armado a legionarios contra mí. Intentan atacarme y derrocarme. Además astutos rebeldes han pasado la frontera disfrazados de soldados alemanes y mezclados entre ellos. Hubo casos de soldados que fueron capturados mientras vendían material militar a nuestra población. Señor Mariscal, a pesar de todos estos actos, no se ha generalizado y se ha informado a la misión alemana y delegación, a pesar de que sabía que me habrían ejecutado. En los ataques rusos del 19 y 20 de noviembre hubo fallos en las formaciones alemanas. Prueba de ello es el escaso número de soldados disponibles en Morozowskaja.

En cambio, los oficiales alemanes s consideraban desertores a columnas de soldados rumanos retirándose tras recibir órdenes y perseguidos por tanques rusos, o soldados de intendencia aislados en la retaguardia. Todos los soldados rumanos eran considerados desertores. La falta de conocimiento del idioma sólo hizo aumentar la confusión.

Ninguno de nosotros ha permitido que se ensucie el honor del Ejército Alemán con los cuales el Ejército Rumano es deshonorado, algo que ha ocurrido bajo los ojos impávidos e incluso órdenes de oficiales alemanes. Estos, sin conocer todos los hechos, o con una voluntad inexplicable, han tolerado actitudes inaceptables hacia los valientes oficiales y soldados rumanos. Ellos por si solos no pueden ser los culpables de la derrota, no se puede echar la culpa a nadie y con tanta facilidad.

Yo confió en el espíritu de lealtad y justicia del fuhrer. La tengo porque juntos escribimos innumerables páginas de gloria y estoy seguro que el fuhrer, con el genio, lealtad y sentido de la justicia que le caracteriza comprenderá mi dolor y rebelión, y tomará medidas contra los culpables, y absolverá al soldado rumano indignado cuando se conozcan los hechos en su verdadera luz.

Señor Mariscal, le pido que como camarada entienda mi deber y la responsabilidad hacia mis soldados y gente. No puedo esperar un minuto más ante este trato al soldado rumano y su mando.

El soldado rumano sólo debe ser mandado por oficiales y mando rumanos. No puede ser humillado por un extranjero, mucho menos un camarada. Incluso cuando esté equivocado. No puede ser masacrado en ataques inútiles, como no se masacraron las divisiones alemanes número 62 y 294. No puede ser castigado más que por oficiales rumanos. No se puede disponer de nuestras unidades según convenga, como no se hace con las suyas.

Lo ocurrido está por encima de mi constitución, y también de la suya y del honor de su país. Me veo obligado a advertirle de que si esta actitud y hechos no cesan, examinaré la situación de nuestras fuerzas en su frente. Mientras tanto, déjeme recordarle que los soldados y oficiales alemanes ignoran la larga, dolorosa y trágica historia de los rumanos durante 2000 años, caso único en la historia de las naciones. Los príncipes, líderes y combatientes preferían morir por envenenamiento con sus unidades a vivir en cautiverio o desorden. El pueblo rumano de hoy no vivirá por debajo de sus antepasados, Señor Mariscal.

Reciba por favor, excelencia, un fraternal saludo.

ss. Mariscal Antonescu
9.12.1942
Fuentes y enlaces de interés:
- Pace și război (1940-1944): jurnalul mareșalului Ion Antonescu
- El autor agradece a MCM, y al forista "kamikaze" de Axis History Forum su ayuda en la traducción del texto.

13 comentarios:

  1. Felicitaciones por tu exelente aportacion Alejandro!!

    ResponderEliminar
  2. Espectacular el trabajo realizado!!
    Se sabe cuánto de lo que reclama Antonescu es cierto?

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión casi todo (por no decir todo) es cierto. Los alemanes nunca fueron demasiado generosos con sus aliados, a los que mandaron equipos de segunda o que habían sido capturados al enemigo. Sólo al final de la guerra se hizo algo más de esfuerzo.

    Quizás se podría argumentar que a los alemanes tampoco les sobraba el armamento, pero entonces no deberían hacer promesas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No es muy inteligente solicitar a tus aliados centenares de miles de hombres porque te quedaste sin recursos humanos...para luego dilapidarlos como carne de cañón! Sobre el desaprovechamiento de los recursos que se realizó durante la WWII, tengo pendiente para leer "The Wages of Destruction: The Making and Breaking of the Nazi Economy", que entiendo trata varios de estos temas.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ex, estoy de acuerdo en lo que comentas. Por cierto, aquí tienes una reseña sobre ese libro. Es uno de los mejores sobre la economía del III Reich.

    http://alejandro-8.blogspot.co.uk/2011/05/wages-of-destruction.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Muy clara tu reseña. Al libro ya lo tengo, pero está en la lista de espera. Me enganché a leer el libro sobre Stukas de Peter C. Smith
    http://www.amazon.com/The-Junkers-Ju-87-Stuka/dp/0859791564 . El libro me dejó sin aliento y justo estaba revisando tu reseña del de Griel para realizar la comparación entre ellos.
    Creo que el siguiente en la lista será el que trata el que trata al StG.77:
    http://www.amazon.com/Stuka-Squadron-Stukagruppe-77--Luftwaffes/dp/1852602864/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1451859468&sr=1-1&keywords=fire+brigade+stuka

    ResponderEliminar
  7. La carta obviamente se fija solo en lo que le interesa aunque puede ser en gran parte cierta. Pero muchas veces las promesas de ayuda y armamentos eran hechas por Hitler cuando sus propios asesores industriales le habían dicho que eran imposibles de cumplir. Pero Hitler era un político y hacía promesas de político.

    ResponderEliminar
  8. La actitud altanera y racista de los alemanes hacia sus aliados ha sido denunciada innumerables veces. Los teutones, siempre tan "eficientes" estaban mas que dispuestos a echarle la culpa de su derrota a sus camaradas de armas. Llegaron a vaciar camiones de heridos italianos a la nieve para escapar ellos, cobardamente.

    Cosecharás lo que siembras - en esta y otras actitudes, como el atroz maltrato de las poblaciones conquistadas, que aliadas le podrían haber proporcionado la victoria- y lo único que lograron fue una serie de humillaciones y deshonor para el renombre militar prusiano que no se van a borrar ni en 500 años.

    ResponderEliminar
  9. Ernesto le recomiendo ver el trabajo hecho por el conde Claus von Stauffenberg uno de los principales impulsores de los Ostbataillone , mismo conde que después intentaría matar a Hitler. También servían como Hiwis los ciudadanos soviéticos. Es bueno saber el destino del pueblo cosaco , karachais , calmucos , chechenos , inguches , balkares , tártaros y los alemanes del volga. .... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Santiago, un genocida no salva a otro, Stalin también tuvo su cuota de brutalidades aunque - a mi entender- es incomparable en escala o "eficacia" a lo realizado por los nazis.

      Pero eso si: "José" tuvo la inteligencia de llevarlo a cabo a plena marcha DESPUES de haber ganado la guerra. Si los nazis hubieran abandonado su estúpida e ignorante política de superioridad racial "aria" - raza a la que ni siquiera pertenenecen los alemanes, para el caso- posiblemente hubiera cambiado el resultado de la Guerra en el Este.

      No solo por la ingente cantidad de recursos destinados al anti-partisanismo, sino porque solamente tamaña ceguera pudo volver en pro-soviéticos a los ucranianos y varios otros pueblos.

      Eliminar
  10. Si lo que cuenta en la carta el mariscal rumano puede ser totalmente cierto, cosa que no impide responsabilizarlo de haber actuado como hombre de paja en Rumania del régimen nazi. Lo cual explicaría que, a la vista del colosal derrumbe del frente nazi, trate de salvar el pellejo ante los suyos y ante la historia culpando de los hechos solo a los alemanes.

    ¿por qué digo esto? porque a ese nivel de mando resulta totalmente increíble que se pueda actuar de una manera tan ingenua, ciega, imprudente... poniendo todos tus recursos por delante de los suyos sin haber recibido nada a cambio, cuando lo lógico hubiese sido implicarte a medida que se cumple lo prometido o habiéndolo recibido de antemano.

    En este sentido es muy revelador que para justificar su proceder se recurra constantemente a palabras morales como "honor" "sacrificio" "patriota" ante los desmanes alemanes, que en mi opinión no pasan de ser simples excusas verbales para tapar el mal proceder como alto mando.

    Es recomendable echar un vistazo a la biografía de este hombre para darse cuenta del tema:

    https://es.wikipedia.org/wiki/Ion_Antonescu

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que comentas es correcto, aunque Rumanía tampoco tenía muchas alternativas tras la caida de Francia. Inicialmente se proclamó neutral, pero la victoria de Alemania la puso en la órbita de ésta. Saludos.

      Eliminar